miércoles, 18 de enero de 2012

SOPA y el exterminio masivo de derechos.

“Imagina un mundo sin libre acceso al conocimiento” Con este mensaje, Wikipedia, la enciclopedia más extensa de la historia humana, que basa su contenido en un sistema colaborativo y de libre acceso, se adhiere al igual que Google, Youtube, Mozila y otras mega corporaciones informáticas a la campaña anti SOPA (Stop Online Piracy Act). El 23 de enero de 2011, miles de millones de contenidos estarán inaccesibles en esta primera protesta cibernética global.

En resúmen, SOPA es una propuesta de alcance multilateral, que el próximo 24 de enero tratará el congreso de Estados Unidos, en un intento para estandarizar sistemas legales y tecnológicos para evitar infracciones a la propiedad intelectual. Pero en todo esto hay una trampa, la que podría, sencillamente, acabar de un tajo con muchos derechos elementales para la democracia: el compartir conocimientos, la privacidad y el libre acceso a la información.

Esta propuesta de ley norteamericana sólo beneficiará a un grupo cerrado que negocia derechos intelectuales y de paso, quitará una piedra en el zapato a algunas corporaciones y gobiernos, que ven una amenaza en las comunidades y la información libre de Internet.

Tal vez no haya en el mundo expresión más viva de la democracia que las comunidades en línea. Esto se debe probablemente a que facilita, a través del rompimiento de las barreras físicas, aquello que parece ser intrínseco en nosotros: el sentido de colaboratividad. Dicen por ahí que la verdadera evolución de la especie humana vendrá de su diversidad y su capacidad de trabajar colaborativamente. En dos palabras, la capacidad de entendernos todos y actuar juntos.

Las tecnología de la información y comunicación han tenido, en los últimos años, un impacto inmenso en la sociedad. A tal punto que la conectividad es, hoy por hoy, tan importante como cualquier otro servicio básico. Comenzamos a ver gobiernos digitales, comenzamos a hablar de democracia directa, descubrimos los caminos para levantar una ciudadanía 2.0, cientos de universidades al rededor del globo comprendieron que la relación uno a muchos del educando con el educador debía evolucionar y nace la idea del Acceso Abierto (Open Acces) permitiendo que miles de cursos, clases magistrales, bibliografías y documentos pedagógicos estén hoy al alcance de todos y de manera gratuíta.

Es, la acción colaborativa en las comunidades de Internet, la actividad que más profundamente ha afectado a la sociedad de este siglo. Pero también, representa un peligro para un viejo modelo mezquino y acostumbrado enredos legales.

Miedo y paranoia son las palabras que dan el marco al modelo de autocensura que creará la aplicación de SOPA, conocida como PIPA (Protect IP Act). Veamos.

Todo servicio de Internet deberá implementar un sistema de autocensura, en otras palabras, un mecanismo que permita analizar el contenido de cada paquete que envíen/reciban sus usuarios, en busca de contenidos que puedan tener copyright. Por ejemplo, ¿cantaste una canción de Shakira en el cumpleaños de tu amigo y desafortunadamente subiste el vídeo? Pues ya la embarraste. La ley obliga al servicio, en este caso Youtube a analizar el contenido de tu vídeo y proceder a bloquearte, sin orden judicial. Pero, tú estás en Bolivia, dirás y no en EEUU. Pues dá lo mismo, más allá de lo que diga la ley en tu país, Youtube tiene sus servidores en territorio norteamericano.

El proyecto de ley va más allá y establece puntualmente lo que cada nivel en Internet debe hacer con sus usuarios sospechosos en este afán de “autocensura”:

ISP (Proveedor de Internet):: Bloquear DNS (tu conexión)
Hosting (Donde hospedas tu página Web): Bloquear acceso al sitio.
Publicidad: Bloquear Publicidad
Enlaces: deberán removerso los enlaces al sitio, los buscadores, los blogs relacionados, los enlaces que dejaste en facebook, etc. etc.

Criminalización, esa será la forma de terminar con el cyberactivismo y las redes de contenidos. Las redes anónimas como TOR, los DNS alternativos, las redes tipo Torrent y los proxy VPN se volverán directamente ilegales, al no ser capaces de implementar estos “espías” en su servicio. Adiós a la música, las películas y los libros gratis o las conversaciones privadas. Si incurres en estos actos, podría esperarte incluso el bloqueo de tus cuentas y la cárcel.

¿Pero qué pasa con el código abierto y Creative Commons (una alternativa de derechos reservados que permite el libre uso de la información, sin fines comerciales)?Pues, que aumentará considerablemente los costes para la creación de plataformas de colaboración, incluso blogs y aplicaciones como Wikipedia, Youtube y Twitter. Compartir conocimiento será poco menos que imposible.

Nunca antes en la historia, tantos derechos se han visto amenazados a nivel global. Con una sóla estocada, la historia que empezábamos a vislumbrar de la mano de las redes sociales, podría cambiar de rumbo, y caer en manos de unos cuantos. Cabe ahora preguntarnos: ¿Realmente estimula la creación y la innovación una ley castrante o, es que estamos expuestos a una forma global de censura y control, que evita el libre ejercicio de la democracia global y la colaboratividad? Encarcelar de esta forma la libertad de Iinternet, es como apagar la luz para un mañana mejor, es como reabrir las puertas al oscurantismo.

Escribe SOPA en Google, infórmate y actúa. Esto nos compete a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada